La verdad tiene FRUTOS, la la mentira tiene CONSECUENCIAS

La mentira tiene patas tan cortas que sus pasos nunca llevan a ningún lado dice una de las tantas frases que solemos encontrar en las redes sociales como una de esas «frases del día», y normalmente por alguna razón automáticamente compartimos sin pensar muy bien en el porque estamos compartiendo esa imagen que contienen esa frase, quizás es sólo porque «nos gusta» o quizás porque por alguna razón nos llega muy dentro.

Sin embargo me pregunto…

¿Pensamos y entendemos lo que significa esa frase?
Usar algo así en la vida parece simple, pero en realidad tiene complicaciones muy serias porque no todas las personas manejamos las mismas verdades, en realidad desde el punto de vista humano real, todos nosotros somos únicos, cada uno con nuestros puntos de vista, nuestras realidades de vida, ¿con quien vivimos?, ¿que nos enseñan a creer? ¿Como nos enseñan a ser?, la vida indudablemente está hecha de elecciones, nosotros elegimos todo en nuestra vida, lo que vamos a hacer, con quién vamos a estar, dónde queremos ir, lo que vamos a decir y lo que vamos a callar…

En fin…

Todo en la vida se elige; todo lo que elegimos, también por una razón lo elegimos, todo lo que vivimos por una razón lo vivimos y también todo lo que no vivimos, por alguna razón elegimos no vivirlo. la vida es sin duda sólo tiempo, y en ese tiempo tomamos decisiones, elegimos caminos, enfrentamos pruebas. Todo eso como parte de nuestra propia capacidad de elegir y consecuencia de una elección que pudo haber sido quizás equivocada.

Lo que elegimos, bien o mal, no es un error, sino el resultado directo de haber tomado una decisión totalmente consciente. Todos nosotros sabemos lo que hacemos y por qué lo estamos haciendo.

Siempre sabemos lo que va a pasar después de que decidimos hacer algo, y si conocemos las consecuencias, y a pesar de ello continuamos en lo mismo.

Resulta totalmente absurdo calificar que fue «un error».

Decidir es un derecho que tenemos todos, está en la constitución de nuestro país, y hasta el mismo Dios, respeta ese derecho al otorgarnos a nosotros el libre albedrío para elegir si seguimos sus mandamientos o no.

Algo increíble pero absolutamente cierto, es el hecho de que no importa donde estés, ni lo que aparentes ser, siempre habrá alguien que te conozca de verdad en alguna parte, y todo lo que intentas esconder de algún modo se va a saber.

La verdad es siempre el mejor camino para vivir, te da la libertad de mostrarte cómo eres frente a cualquiera sin ningún miedo de que te reproche o juzgue tu forma de actuar.

La mentira sin embargo tiene consecuencias que pueden resultar muy pesadas, mentir necesita un uso excesivo de tu memoria para recordar qué fue lo que dijiste, a quién se lo dijiste y también como lo dijiste…además siempre existe el riesgo de que tu mentira se encuentre con tu verdad y el enfrentamiento entre las dos realidades te lastima a ti y también lastima a alguien que puedes querer.

La mentira acarrea decepción…

La verdad aunque duela, sie

mpre será mejor porque tú estarás libre y sabrás qué elegiste lo mejor.

Quien te ama no te esconderá cosas, quién te esconde cosas no te ama…

Recuerda que la mentira puedes perdonarla, mil veces si quieres, sin embargo tú eliges siempre lo que quieres.

Si perdonas mil veces y de esas mil veces, descubres mil nuevas mentiras…

Sufrirás mil desengaños, perdona siempre, pero no te conviertas en el juguete de alguien que nunca supo verte. La verdad tiene frutos, la mentira consecuencias.