Un estado de WHATSAPP

image_pdfimage_print

Después de 3 años y medio llevando una relación en donde nos la pasamos terminando, mintiendo y desconfiando del otro.  Llegamos a un punto en donde nos cansamos de eso, en donde nos dijimos “haremos bien esto, o hasta aquí llegamos”. Al empezar a tomar la relación en serio, a poner las cosas sobre la mesa y aclarar todo, nos dimos cuenta de lo fácil que es evitar las cosas que causan problemas, evitar las cosas que hacen enojar al otro, respetarnos y hablar con la verdad. ¿Que nos costaba desde un principio alejarnos de malas “amistades” que solo nos perjudicaban como pareja?  ¿Que nos costaba dejar de mentirnos por querer tener contacto con terceras personas? ¿Que nos costaba ponernos de primera por sobre todos? Nada, en serio, no nos costaba nada. El orgullo, el estar haciendo lo que el otro hacía, el nunca parar de vengarnos entre nosotros, el querer estar en la punta del pedo siempre, era lo que nos alejaba. Entonces, lo importante regreso a su lugar. ¿Queremos estar siempre juntos? Okay, no lo podremos hacer sin confianza. ¿Queremos confiar el uno en el otro? Okay, no se podrá si nos mentimos. ¿Queremos dejar de volvernos locos por los celos? Okay, tenemos que empezar a darnos nuestro lugar como novios. ¿Queremos dejar de pelear? Okay, empezaremos a contarnos cada cosa que nos molesta cuando pase para no acumular coraje. ¿Y que ganamos? Días llenos de felicidad, paz mental..😍

Esta es una breve reflexión que como tantas otras, podemos ver en los estados de whatsapp o en nuestro muro de redes sociales. Increíblemente si nos ponemos a leer el contenido, podemos darnos cuenta de que dice verdad es que son grandes e importantes en nuestro día a día.
A pesar de eso lo verdaderamente increíble no es el contenido del mensaje sino que, vemos miles de mensajes parecidos todos los días, por todas partes y de hecho, le damos «me gusta» y a veces hasta lo compartimos pero casi nunca nos ponemos a pensar qué tan profunda es la verdad que encierra algo tan simple como este mensajito o cualquier otro que vemos, podríamos comprender lo equivocados que estamos en ciertas decisiones o al asumir ciertas posturas.

¿Es extraña la vida o somos torpes nosotros?

Todos los días, la vida nos pone frente a personas que no esperábamos conocer y nos presenta situaciones que no esperábamos enfrentar, cuando el tiempo pasa nos damos cuenta de que muchas de esas personas, nos dejaron importantes lecciones de confianza, valoración de uno mismo, fuerza de voluntad y otros grandes valores gracias a su ejemplo, pero a la misma vez, hay de entre esas mismas personas gente que nos han desilusionado o herido, sí comprendemos bien esas desilusiones y perdonamos esas heridas, de todo eso malo nos queda la experiencia y la madurez para enfrentar los nuevos desafíos.

Con las tormentas, los fracasos y las decepciones aprendemos a resignarnos cuando algo no sale como queremos, sin embargo evitar todas las tormentas de nuestra cabeza,todas nuestras dudas y todo nuestro sufrimiento es tan sencillo cómo entender que podemos decir lo que nos molesta sin quejarnos, Qué es mejor actuar de frente y con la verdad en los labios y en los ojos, qué hacer cosas a escondidas como fugitivos, dando pie a que nos reprochen cosas, enojarnos porque algo nos duele y a querer cobrarnos una venganza «los cuernos no se perdonan, se devuélven»es otra de las frasecitas que suelen intercambiarse en las redes sociales,si le hiciera caso a esta frase siendo una mujer y pusiera cuernos cada vez que me los ponen sería juzgada de la peor manera seguramente, al ser varón quizá la historia sea drásticamente diferente pero el efecto sería el mismo, analizando brevemente el contexto de hoy en día pareciera que a las chicas les gustan más los tipos que tienen varios «levantes» y a la misma vez pareciera que los tipos sólo toman chicas «fáciles» para pasar el rato pero nadie se toma el tiempo de respetar la existencia de de la persona y elegir su presencia en su vida de forma estable ya sea como amigo o amiga, o como pareja.

Vivir dentro del respeto, del espacio que cada uno de nosotros si de darle a alguien en nuestra vida nos garantiza la libertad de poder actuar libremente y sin sentido perseguidos, sin la necesidad tampoco de tener que ocultar lo que verdaderamente queremos,esto es porque las cuentas están claras con todas las personas que forman parte de nuestro círculo cercano y esto nos da la capacidad de crecer dentro de ese círculo y hacerlo cada vez más grande.

Con el crecimiento de esos círculos nosotros seremos cada día mejores personas

Marcos 4:22 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

22 Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de salir a luz.

 

 

6 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Ever Gini en 9 noviembre, 2018 a las 7:00 am
    • Responder

    Excelente… Buenisima reflexión

    • Jonatan silva en 9 noviembre, 2018 a las 7:39 am
    • Responder

    Si tus amistades publican esas cosas lo mejor que podes hacer es apararte lo mas pocible de ellas y hacercarte lo mas pocible a Dios.

    1. Estimado Jonathan, creo que no captaste el punto de este artículo, nadie público ese estado como algo personal. Fue un análisis de una situación compleja que literalmente se copió de el Facebook de alguien y se puso en un estado de WhatsApp.
      el artículo habla de que si practicaramos todo lo que dice esa pequeña frase,así como otras que muchas veces leemos y compartimos, encontraríamos cierto tipo de equilibrio más sano para nuestra mente nuestras emociones y nuestro espíritu. De hecho si te fijas en el versículo que cito al final de este artículo, todo lo que digo te vas a dar perfecta cuenta de por dónde va la mano.
      Pasa que a veces en las relaciones de cualquier tipo, nos cuesta ser del todo sinceros con las personas, ya sea porque no queremos mostrarle nuestro «lado malo» o porque simplemente no queremos decepcionarlos, sin embargo entramos en un círculo del cual no podemos salir. Y de ese círculo sólo se escapa poniendo todas las «cartas en la mesa» como bien dice la misma se utiliza como base para escribir el presente artículo. Gracias por tu comentario de todas maneras

  1. Las relaciones son complicadas si ambas parte no dan todo de si mismos, si dejamos el egoísmo de un lado para compartir las riquezas de la relación.
    Debemos de dejar de lado el ir a otros lados con nuestros problemas junto a personas que son menos indicadas para saber dar estos tipos de consejos.
    Pero si bien una persona nunca termina de conocer a la otra, es de igual forma confiar en esa persona al 100% ya que en este mundo de parejas. Dios, La confianza, el respeto y el afecto son la formula para llevar una buena relación, si bien sabemos de que siempre habrá momentos bajos es ahí donde se deben de multiplicar estos puntos para así sobre llevar de una mejor forma.

    1. Buenos días, Fabricio antes que nada gracias por tu comentario, el artículo en sí toca varios puntos que son realmente simples pero críticos en todas las relaciones, si bien fue escrito con un ejemplo de un texto basado en una relación de pareja, el mismo principio de este análisis puede aplicarse a las amistades.
      Es importante entender que cuando interactuamos con otras personas hay dos cosas muy básicas a tener en cuenta, la primera de ellas es no decir o hacer cosas que puedan lastimarlas, la segunda es que hay que saber entender que las emociones son momentáneas y por lo tanto reaccionar bajo el influjo de cualquier emoción nos hará hacer cosas que no queremos o decir cosas que no sentimos.
      En cualquier relación si hay un «problema» utilizando tus propios términos, lo importante es, saber decir lo que nos molesta expresado de una forma que no haga que la persona a quien se lo decimos se ponga en una posición de defensa, esto pasa a veces porque cuando decimos lo que nos molesta, lo exteriorizamos en forma de un reclamo, reproche o queja, de lo cual necesariamente se debe defender nuestro interlocutor.
      La confianza es un derecho que se debe ganar y es una decisión que se debe tomar en una pareja, entre amigos o hasta en familia.
      No se trata de ir por ahí contando «muestras cosas», se trata de que aprendamos a darle a cada quien su lugar nada más, y cuando es necesario saber cómo dejar ir las cosas. A fin de cuentas hablar con la verdad siempre es el camino más corto y menos complicado para llegar a cualquier destino.
      Que tengas un feliz fin de semana.

    • Leti en 9 noviembre, 2018 a las 10:22 pm
    • Responder

    Genial

Responder a Carlos Alberto Recalde Cattebeke Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.